domingo, 5 de agosto de 2007

Marilyn Monroe

It's better to burn out than to fade away.


Estas palabras de la inmortal canción de Neil Young que citó Kurt Cobain en su carta póstuma, aplicadas al show biz, que dirían los norteamericanos, parecen ser ciertas en muchos de los casos que rodean el aura especial de los mitos cinematográficos, musicales o de otras ramas del arte. El conservar la imagen de alguien joven en su momento de plenitud parece ayudarnos a considerar más fácilmente a esa persona como alguien extraterrenal. El haber asistido a la madurez y vejez de gente como Jim Morrison, James Dean o el propio Cobain podría haberlos hechos a nuestros ojos más humanos y menos una imagen icónica de la cultura popular. Este hecho que ya se dio en cierta manera entre algunos escritores del XIX cobró mayor impacto con el devenimiento de la cultura de la imagen a través del cine, las fotografías o la televisión. Y en pocos casos el impacto ha sido tan grande como el que dejó Marilyn Monroe tras su muerte.



Nacida Norma Jean Mortenson en Los Angeles, la infancia de la joven Marilyn fue una pesadilla de cambios de hogar, abandonos, abusos y carencias afectivas. Su madre la dejó con una familia de acogida donde la visitaba de vez en cuando. A los 7 años la pequeña Norma Jean se traslada finalmente con su madre a una casa nueva, pero la estancia allí duraría poco. Su madre sufrió un colapso nervioso y fue recluida en un hospital. Una amiga de su madre ejerció de tutora hasta que se casó. Entonces la pequeña fue llevada a un orfanato.
Los antecedentes psiquiátricos familiares de Marilyn, con algunos suicidios de por medio, no ayudaron a la estabilidad emocional de aquella joven que tras pasar por el orfanato vivió con una larga sucesión de familias de acogida. A los 16 años Marilyn contraía matrimonio para escapar de los orfanatos y los hogares de acogida.
Con la Segunda Guerra Mundial de fondo y su marido fuera comenzaba la carrera de Marilyn como modelo tras ser descubierta por un fotógrafo del ejército. Más tarde, en 1946, un cazatalentos de Hollywood ve en ella un diamante en bruto y poco después firma un contrato de seis meses con la 20th Century Fox. Marilyn Monroe nacía así para el mundo.
El resto de su carrera es historia conocida. Con cabello más corto y teñido de rubio su tremendo sex appeal y su enorme carisma hicieron de ella una actriz a tener en cuenta. Hollywood tenía a su nuevo sex symbol. Niagara, Ellos las prefieren rubias, Como casarse con un millonario y la primera portada de Playboy la llevaron poco a poco hasta lo más alto. Su progresión imparable al estrellato no se correspondía sin embargo con su carrera como actriz. Encasillada como la rubia tonta y guapa de las películas, Marilyn abandonaba Hollywood tras protagonizar una de las escenas más famosas de la historia del cine en La tentación vive arriba. La actriz se fue a vivir a Hollywood dodne entró a estudiar en el Actor's Studio (algo con pocos precedentes, ya que por aquél entonces Monroe ya era una estrella en toda regla) y fue en cierto modo apadrinada por la familia Strasberg.



Con un nuevo contrato bajo el brazo Marilyn retornó a Hollywood para convertirse en la reina de Tinseltown. Volvió loco a Laurence Olivier con sus constantes impuntualidades en el rodaje de El príncipe y la corista, así como a Billy Wilder cuando trabajaban en Con faldas y a lo loco, el mayor éxito de la actriz. A las famosas impuntualidades de la actriz hay que añadir la famosa anécdota de la frase "¿Dónde está el bourbon?". Para rodarla hicieron falta nada más y nada menos que 59 tomas. Escribieron la frase dentro de cajones, debajo de objetos y allí donde pudiera verla. Aún así, o se equivocaba o se le olvidaba. Un exasperado Wilder habló mal de la actriz durante un tiempo aunque con el tiempo confesó que, "como la Segunda Guerra Mundial", había sido un infierno pero mereció la pena. Un periodista le preguntó por qué había trabajado con ella si sabía lo problemática que podía llegar a ser. El avispado director contestó con una de sus frases más míticas: "Sobre la impuntualidad de Marilyn debo decir que tengo una vieja tía en Viena que estaría en el plató cada mañana a las seis y sería capaz de recitar los diálogos incluso al revés. Pero, ¿quién querría verla? Además, mientras esperamos a Marilyn Monroe todo el equipo, no perdemos totalmente el tiempo... Yo, sin ir más lejos, tuve la oportunidad de leer Guerra y Paz y Los miserables". Tony Curtis, sin embargo, fue mucho más duro y dijo que tenía un cerebro infantil. Afirmó que besarla "fue como besar a Hitler".
Y es que Marilyn fue un cúmulo de contradicciones que pocas personas supieron entender. Todo un Marlon Brando, que sólo tenía palabras para sí mismo y qsi hablaba de los demás normalmente es para criticarlos, afirmó que si de algo se arrepentía era de no haber sabido comprenderla mejor en su momento.
Marilyn buscó siempre un padre, una figura con la que sentirse segura, pero ni sus fracasados matrimonios con el celoso jugador de béisbol Joe DiMaggio ni el sesudo escritor Arthur Miller le dieron el hogar que buscaba. Miller siempre la vio como alguien inferior, y aunque escribió para ella uno de sus mejores papeles, muchos reconocieron en Maggie, la mujer arpía de su obra After The Fall, a la torturada Marilyn. La actriz fue un perfecto ejemplo de juguete roto, cuya belleza volvía locos a los hombres pero cuya mente quedaba siempre relegada a un segundo plano. Una actriz con tanta belleza, pero acomplejada y que se minusvaloraba, fue presa fácil de productores, mafiosos y otros hombres que sólo buscaban su cuerpo. Muchos no entendieron como iba de cama en cama, dejando que otros la usaran. Los hermanos Kennedy, sin ir más lejos, la tuvieron como juguete sexual durante una larga temporada.
Ha sido su relación los Kennedy lo que ha rodeado de dudas su extraña muerte. Oficialmente falleció por una sobredosis de pastillas, en lo que la policía consideró un suicidio. Aparentemente, ciertos detalles hacían sospechas que aquella fatídica noche del 5 de agosto de 1962 ocurrió algo más, preo las autoridades ocultaron o limpiaron cualquier prueba al respecto. Según las teorías más conspiranoicas, los Kennedy ordenaron la muerte de la actriz antes de que pudiera servir como arma de chantaje contra ellos.
Marilyn Monroe fue una de las grandes figuras eróticas del siglo pasado, y se ha convertido en un icono representativo de Hollywood. Fue además una muy buena actriz cuando el papel y los directores se lo permitieron, siendo Vidas Rebeldes su legado definitivo en cuanto a interpretación. Tristemente, parece que su vida fue una constante búsqueda de la felicidad en vano. Espero que si ahora está en el cielo o en una isla con Elvis, sea por fin feliz.

No hay comentarios: