domingo, 19 de agosto de 2007

Duane Allman

Bueno, tras unos días de relax, playa y mojitos, aquí estoy de nuevo para escribir unas cuantas líneas. No se muy bien por qué, pero hoy me he levantado muy sureño, y cuando he visto su rostro en un blog he sabido que debía ser una señal. Ya había hablado de él un poco en la entrada sobre los Derek & The Dominos, pero iba siendo hora de profundizar un poco más en su vida y su carrera. Señoras y señores, con todos ustedes, uno de los mejores guitarristas de la historia, Duane Allman.

Cuentan que ciertas Navidades la viuda del sargento Willis Allman, Geraldine, regaló a Duane una motocicleta Harley, y a su hermano menor, Gregg, una guitarra. Algún tiempo después Gregg comenzó a enseñar a Duane a tocar la guitarra. El hermano mayor acabaría desmontando su moto para venderla pieza a pieza. Con las ganancias compró su primera guitarra.
Tanto Gregg como Duane habían nacido en Memphis, Tennessee, y vivían en Norfolk cuando su padre fue asesinado. Entonces Geraldine se los llevó a Daytona, en Florida.
Fue en 1959 cuando los hermanos Allman vieron actuar a B.B. King durante un viaje familiar. A partir de entonces supieron qué querían hacer con sus vidas. Sus primeras guitarras no tardarían llegar, así como canciones en la radio y discos de gente como Muddy Waters o Robert Johnson.
A principios de los 60 los dos hermanos comenzaron a tocar en varias bandas locales. Duane dejó el instituto, y se dedicó a tocar la guitarra y perfeccionar su técnica. Su hermano Gregg sí llegó a graduarse, y fue entonces cuando ambos se lanzaron a la carretera con su nuevo grupo Allman Joys. Corría el año 1965. En esa etapa publicarían su primera grabación, el single Spoonful. Poco después, y con un nuevo nombre, The Hour Glass, los hermanos se trasladan a Los Angeles, donde publicarán dos discos en una discográfica que no supo entender su estilo y trataba de encajarlos en el mercado pop. Descontentos con el resultado, en 1968 The Hour Glass se separan y Duane y Gregg regresan a Florida.
Por entonces Duane, fan entusiasta del trabajo que está realizando un joven británico llamado Eric Clapton, escuchó la versión de "Statesboro Blues" a cargo de Taj Mahal. La canción, con una potente guitarra al estilo slide, impresionó tanto a un griposo Duane que comenzó a aprender a tocar el slide con lo que tenía más mano, una botella de Coricidin, la medicina que estaba tomando. Su particular estilo de bottleneck usando una botellita de Coricidin en su anular había nacido.
Tras la ruptura de su grupo, los hermanos trabajaron por separado algún tiempo. El dueño de los estudios FAME, Rick Hall, impresionado por el estilo de Duane que había quedado plasmado en los discos de The Hour Glass, le llamó para que grabara con Wilson Pickett una versión del "Hey Jude" de los Beatles. Comenzaba el periodo de músico de sesión de Duane. También de sus sesiones con Pickett saldría su apodo "Skydog". Pickett llamó a Duane "Skyman", porque según él el guitarrista "volaba" al ejecutar sus solos. Por otro lado, sus amigos siempre le habían apodado "Dog" por su parecido con un perro. De esa forma nacería el sobrenombre de "Skydog".
Uno de los jefazos del sello Atlantic, Jerry Wexler, se hizo con el contrato de Duane, quién tocaría en sesiones de artistas como Boz Scaggs, Aretha Franklin, King Curtis o Clarence Carter. Pero Duane pronto se sintió limitado trabajando como músico de sesión, por lo que estaba claro que había llegado de reactivar su carrera.
El guitarrista había conocido durante sus trabajos como músico de sesión al batería de jazz Jaimoe Johanson, y Duane contactó con él para tocar y tal vez formar una banda. Tras un infructuoso intento de fichar al bajista Berry Oakley, quién tenía compromisos con otra banda, Jaimoe y Duane se trasladaban a Jacksonville, Florida, donde comenzarían a tocar con músicos locales y hacer interminables jams. El batería Butch Tracks pronto se convertía en tercer miembro de la banda. El bajista Oakley acabó también tocando con ellos, trayendo consigo al guitarra de su otra banda Dickey Betts. Duane llamó a su hermano Gregg, que por entonces se encontraba en Los Angeles, para que ejerciera de vocalista y teclista. The Allman Brothers Band había nacido.
Tras trasladarse a la ciudad de Macon, en Georgia, por consejo de su mánager, la banda ensaya y gira sin parar. A finales de 1969 se trasladan a Nueva York y graban su primer trabajo, titulado como el grupo. El disco, mostrando un portentoso blues rock tocado por unos talentosos jóvenes, contenía ya futuros clásicos de la banda como "Dreams" o "Whipping Post", además de alguna que otra versión. Tocando sin parar, la banda vuelve a meterse en el estudio y a caballo entre Macon y Miami graban su segundo disco, Idlewild South, producido por Tom Dowd. Fue Dowd quién por aquel entonces juntaría a Duane y Clapton, dando pie al maravilloso disco Layla & Other Assorted Love Songs.
Idlewild South suponía un paso más en la carrera de los Allman Brothers, cuyo enorme talento atrajo por igual a crítica (la revista Rolling Stone los calificó de nueva sensación) y a público. El estilo de Duane a la guitarra y su habilidad con el bottleneck hicieron de él un músico admirado no sólo por sus fans sino por otros músicos que se verían influidos por sus increibles solos. Además, el resto de la banda, con un Dickey Betts que también soleaba de lo lindo y una sección rítmica impresionante que contaba con dos baterías, hicieron de la banda una de las mejores de su tiempo, convirtiéndose en padrinos de un nuevo movimiento que a lo largo de los 70 daría muchas alegrías a los fans de la música del diablo. Con The Allman Brothers Band el southern rock comenzó a hacerse un nombre por todos los Estados Unidos. Tras su estela grupos como Lynyrd Skynyrd o Molly Hatchet también ofrecerían magníficos discos.
A pesar de sus magníficos discos, en el escenario la banda se crecía aún más. Sus largas improvisaciones y su gran técnica como músicos hicieron del grupo una de las mejores jam band de la historia. Como prueba, en 1971 el grupo publicaba At Fillmore East, uno de los mejores discos en directo de la historia con el grupo demostrando de lo que eran capaces de hacer frente a su público.
En octubre de ese año Duane Allman tenía tan sólo 24 años. Su carisma natural y su enorme talento habían hecho de él el gurú del grupo, una pieza indispensable. Con Allman a la guitarra la música de la banda fluía de forma natural. Lo que ocurrió ese mes pilló a todos por sopresa y dejó a todos destrozados, aunque lógicamente su hermano Gregg y el resto de su familia lo pasaron realmente mal. El día fatídico fue el viernes 29 de octubre de 1971.
Tras la publicación de At Fillmore East el grupo disfrutaba de unas vacaciones en Macon tras dos años de trabajo ininterrumpido. Aquél viernes Duane había acudido a la mansión de la banda para felicitar a la mujer de Berry Oakley por su cumpleaños. Después una pequeña comitiva partía hacia la casa de Duane para recoger el pastel de cumpleaños y unos regalos. El rubio Duane, entusiasta de las motos desde muy joven, se montó en su Harley Davidson. La hermana de Berry se montó en un coche junto con la novia de Duane, Dixie. El propio Berry les seguía en otro coche. Eran alrededor de las cinco y media de la tarde.
Duane encabezaba la marcha, y tras girar en Hillcrest Avenue, el coche con las chicas le siguió, pero Berry se despistó y tuvo que hacer un recorrido más largo para llegar a casa del guitarrista. Mientras, montado en su chopper, Duane se saltaba el límite de velocidad y comenzaba a dejar el coche de las chicas atrás. Cuando la calle comenzó a ponerse cuesta abajo, Duane pisó el acelerador.
Al acercarse a la intersección de Bartlett Avenue un camión se dirigía hacia Duane. El camión tenía detrás una típica grua amarilla que se usaba para descargar madera. No parece estar del todo claro si Duane vio a tiempo el camión o no. Lo cierto es que el vehiculo comenzó a girar hacia la izquierda, y el guitarra comenzó a llevar su moto hacia el otro lado para rodear al camión. Según alguna versión, el camión se paró por algún motivo, bloqueando el camino. Por la razón que fuere, Duane no pudo esquivarlo y su moto chocó y saltó por los aires. El guitarra perdió su casco y aterrizó debajo de su moto, que se deslizó varios metros a lo largo de la carretera. Aunque maltrecho, aparantemente había salido con vida del accidente, pero varios derrames internos probaron ser fatales. Duane Allman moría en el hospital pocas horas después.
Como he dicho, tanto admiradores como familiares y amigos, y toda una comunidad de músicos quedaron horrorizados al conocer la noticia. Su simpatía y afabilidad le habían hecho tener muchos amigos, y su precoz talento aún tenía mucho que ofrecer. Pero un fatal accidente se lo llevó antes de tiempo. Gran fan de El señor de los anillos, Duane dejó atrás a una hija llamada Galadriel.
Aunque increíblemente The Allman Brothers Band pudieron seguir con su carrera facturando grandes clásicos, el espiritu de Duane, para lo bueno y para lo malo, siguió y sigue estando entre las notas que toca la banda. Su pérdida se hizo mayor cuando un año después Berry Oakley fallecía también en un accidente de moto, apenas unas calles más allá de donde Duane había perdido la vida. A pesar de los rumores, ni la portada ni la contraportada del álbum de la banda Eat a peach tienen que ver con las muertes del bajista y el guitarrista.



Realmente el trabajo de Duane Allman a la guitarra fue increible, y tanto en su trabajo como músico de sesión como con The Allman Brothers Band sus solos y su slide son prodigiosos. En el blog brasileño Seres da Noite podéis encontrar dos antologías que recorren las diferentes etapas de Duane, desde The Hour Glass pasando por sus solos en las sesiones para FAME y Atlantic (¡brutal la versión de Wilson Pickett o el solo de Duane para Boz Scaggs), amén de otros discos de los Allman Brothers, con y sin Duane.
Os dejo con la formación original de la banda y su clásico "Whipping Post". El solo de Duane no es de este mundo. Y juraría que el de Dickey Betts tampoco. Joder, vaya pedazo de banda que te montaste, amigo Duane.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buena entrada. Grandes los Allman. Un saludo

Anónimo dijo...

duane simplemente era diferente, un dios.