martes, 10 de julio de 2007

Pedro Navaja

No soy lo que se podría decir fan de los ritmos caribeños, más bien lo contrario, aún cuando el folklore de aquellas islas y partes de sudamérica cuentan con estilos musicales muy respetables. El problema es que parece que aquí sólo llega la música más execrable de aquellos lares, estilos de música de baile que son francamente insoportables, por no decir otra cosa.
Aun así, dejando a un lado fusiones del estilo de Santana o Dizzie Gillespie, si hay un tema que suene a caribeño y me guste oir ese es Pedro Navaja, de Rubén Blades. El tema tiene clase y una letra de historias barriobajeras encantadora. La canción está inspirada en el estándar de swing Mack the Knife, que a su vez era una traducción de un tema en alemán extraido de un musical de Bertolt Brecht y Kurt Weill.
Y, en fin, no se porqué, esta mañana me ha dado por recordarlo. A veces pienso que Pedro Navaja sería perfecta para que sonara por los pueblos este verano, pero me parece que las orquestas están por otras cosas. Se deben a su público, supongo.
Así que si algún día descubrís a vuestra pareja en la cama con vuestro mejor amigo o amiga, no perdáis los papeles, y recordad la moraleja de Pedro Navaja. Incluso la podéis cantar, si es con unos cuantos tragos encima, mejor.
La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida, ¡ay Dios!

1 comentario:

Alí dijo...

Te agradezco que te hayas acordado de la música Latina

Un lector de Venezuela

www.tigrero-literario.blogspot.com