miércoles, 25 de julio de 2007

Heroes


Salva a la animadora, salva al mundo.

No sé si con el tiempo esta frase sobre la animadora (o la porrista que dicen en otras latitudes) será tan habitual entre los friquis como "Que la Fuerza te acompañe", "Hasta el infinito y más allá" o "¡Mi tesoro!", pero lo cierto es que Héroes viene a sumarse a toda una hornada de series norteamericanas cuya principal característica común es un estilo más cinematográfico y una calidad que se echaba de menos.
Dos de las grandes cadenas norteamericanas televisivas (la especializada en series HBO y la todopoderosa NBC) nos están brindando, entre otras, mucho entretenimiento últimamente, y se hace difícil al final seguirlas todas. Comencé a ver Prisonbreak pero tras unos capítulos me perdí, la tercera temporada de Perdidos parece que no llega nunca y por suerte Me llamo Earl no requiere un seguimiento especial. Aunque todas tienen su interés, ninguna llega a la altura de la serie madre, Los Soprano. Pero bueno, esa es otra historia.
Héroes es una serie muy entretenida y viene a ocupar un espacio que no conseguían llenar otras series de corte fantástico o de ciencia ficción. Con un guión más sólido que la retorcida serie de los náufragos de Perdidos y una interacción entre los personajes muy bien llevada, los héroes anónimos han cautivado a un gran número de público entre los que se cuentan muchos seguidores del cine más fantasioso y los cómics de la Marvel y DC. Y es que Héroes es, desde su planteamiento, pasando por personajes y frases, hasta la forma de los rótulos de cada capítulo, un gran homenaje a los cómics clásicos de superhéroes. Y eso también es de agradecer.
Ahora que la primera temporada ya ha concluido muchos esperamos impacientes el anunciado retorno de la serie en septiembre. La verdad es que, a diferencia de unos X-Men, estos superhéroes más de estar por casa se les llega a coger cariño. Supongo que el simpático HiroNakamura (vaya, ¡se llama Hiro!) es uno de los más populares, aunque es inevitable desear tener a un médico de cabecera que fuera tan simpático como el doctor Suresh, o preguntarse acerca de las motivaciones del señor Bennett, o imaginarse una cita con la animadora o con la poderosa dualidad de Niki/Jessica Sanders. Otro de los grandes logros de la serie es la de haber demostrado que cualquier tío con pintas de informático de barrio puede llegar a ser un supermalvado convincente (el temible Sylar).
Héroes, un entretenimiento para toda la familia. ¡Ojalá dure!

1 comentario:

Tío Marvin dijo...

Pues aún hay otra en la lista: The Shield (al margen de la ley), que es prima hermana de Los Soprano. Ya pondré algún post en mi blog si tengo tiempo. Un saludo