sábado, 21 de julio de 2007

Appetite For Destruction: 20 años en la selva



En 1989 los Estados Unidos invadían Panamá y acababan con el régimen de su otrora protegido Manuel Noriega. Éste se refugió en la embajada de El Vaticano. Para hacerle salir de su escondite, el ejército estadounidense bombardeó día y noche al dictador narcotraficante con heavy rock, especialmente con "Welcome to the jungle" y la estridente voz de un tal Axl Rose.
Aunque no deje de ser una divertida anécdota, la verdad es que es una bonita metáfora de lo que significó la aparición de los Guns 'n' Roses en 1987. Llegaron al mundo cargados de un arma que podía servir tanto para tortura como para las noches de fiesta más salvaje. No dejaron, ni dejan, a nadie indiferente, y hay tantos admiradores como detractores. Pero pocas personas hay que no hayan oido hablar de ellos.
Sí, un 21 de julio de 1987 un pedazo de dinamita se puso en circulación, aunque la mecha tardó en prender. Desde un principio el disco estuvo rodeado de polémica. Una portada censurada que tuvo que ser cambiada (ahora los vinilos con la portada original pueden llegar a valer una fortuna), la MTV se negaba a poner videoclips del grupo, letras cerdas y agresivas, como agresiva era la voz del cantante, y riffs de hard rock que eran puro fuego. Todo eso y mucho más podía encontrarse en Appetite for destruction, el disco de debut de los Guns 'n' Roses.
Es difícil decir algo que no se haya dicho ya. Todo en ese disco es perfecto. No se qué demonios hizo el productor, Mike Clink, pero... ese sonido... obviamente el talento del grupo estaba allí, pero el bueno de Mike supo encauzarlo y destilarlo en pequeños cartuchos auditivos. Simplemente no se podía hacer mejor.
Para toda una generación, Appetite for destruction es su disco de cabecera, la aguja que les inyectó el veneno del rock. Aunque yo llegué algo más tarde y mi aguja tiene otro nombre, desde luego no podía imaginar que el grupo que tocaba esa canción, "Sweet child o' mine", tuviera en la recámara balazos como "My michelle", "Welcome to the jungle" o "Paradise city". Evidentemente "Sweet child..." es un gran tema, pero sonaba más como otras bandas de la época. El resto de su repertorio era desconocido para mí, y dado que el famoso riff de "Sweet child o' mine" había abierto a los Guns las puertas de la fama, era lo único que sonaba en las radios. Pero sí, no fue hasta el 91 o 92 cuando cogí la fiebre gunner, allá por la época de Terminator 2.
Muchos rockeros de pro defenderían con los puños Appetite for destruction, y si hay un disco que merezca una pelea definitivamente es éste. No lo duden, muchos de ustedes podrán provocar a fans de Elton John y salir indemnes, pero hablar mal del debut de Guns 'n' Roses puede ser peligroso. O al menos lo era, en una época ya lejana. Antes de internet, el DVD y la caída del muro. Cuando Reagan y el primer Bush gobernaban el imperio. La era de la selva.
Antes de la explosión de Nirvana, el cantante Axl Rose se encontraba en Seattle, y allí escribió la canción que abriría el disco definitivo en los últimos 20 años. La primera frase, ya mítica, es pura mitología rockera. Do you know where you are? You're in the jungle, baby, you're gonna die!
Un vagabundo le dijo esas mismas palabras al joven Axl, que quedó tan impresionado que escribió una canción sobre ello. ¡Estás en la selva, nene, vas a morir! La canción describía la visión que Axl tenía de Los Angeles. Algo parecido a los coches que chocan en "It's so easy", surgida de un comentario que un tipo hizo a los gunners después de que éstos presenciaran en Nueva York un aparatoso accidente automovilístico. Pero la selva tenía más que ofrecer.
"Nightrain", puro veneno, vino barato, resaca asegurada por un dólar, néctar de los pobres y hambrientos Guns 'n' Roses. "Out ta get me", la policía no te deja en paz si vistes como una puta y estás en una banda de rock. "Mr. Brownstone", baila al ritmo de la heroína. "Paradise city", un lugar para pasarlo bien, chicas bonitas, ¿Los Angeles o Kentucky? Fuego puro, Slash e Izzy. "My Michelle", la balada que nunca fue, Axl y su amiga Michelle Young en un coche, Elton John en la radio. ¿Alguna vez te han escrito una canción? "Think about you", Izzy compone, Axl canta a su amor. "Sweet child o' mine", viejos recuerdos, éxito de MTV. "You're crazy", evolución, una canción acústica electrificada. "Anyting Goes", perdida en los comienzos musicales de Axl, talk box. "Rocket Queen", le grand finale, disturbios en St. Louis, gemidos en el estudio.
20 años de un clásico de rock and roll. ¿Sabéis ya dónde estáis?

No hay comentarios: