domingo, 17 de junio de 2007

Marcado por el odio


Paul Newman, actor con una de las carreras más sólidas de Hollywood, ha decidido retirarse. Si su decisión es definitiva o no, el tiempo lo dirá. Con perlas como El buscavidas, Dulce pájaro de juventud, Cortina rasgada, El golpe o El color del dinero Newman se ha ganado un puesto entre los grandes del cine. Surgió del Actor's Studio para iniciar una fulgurante carrera que compaginó con carreras de coches, exitosas salsas, grandes donaciones benéficas y algo de política. Además, su matrimonio con la actriz Joanne Woodward se ha convertido en todo un hito en Hollywood. ¡Casi cincuenta años casados! Ahora que ya no le veremos en las pantallas tendremos que recurrir a su larga trayectoria, que incluye clásicos como Marcado por el odio.
Con su segunda película Newman consiguió el éxito y deslumbró a todos con una magnífica interpretación. Marcado por el odio estaba basada en Somebody up there likes me, la autobiografía de Rocky Graziano, uno de los mejores boxeadores de los 40 que llegó a trabajar como cómico en la televisión. La película narra la difícil infancia de Graziano, sus jugueteos con el crimen convertido en un joven problemático y auge como boxeador.
Paul Newman construyó su personaje como muchos actores del método, intentando vivir como su personaje y profundizando en sus motivos, miedos y anhelos. El retrato que hizo de Newman de Graziano no pudo ser mejor, teniendo en cuenta además que era James Dean quién iba a interpretar el papel, pero tras su fatal accidente Newman fue el elegido. Por otra parte, la película contó con la sabia dirección de Robert Wise, uno de esos pequeños artesanos que el cine da de vez en cuando. Marcado por el odio significó además el debú en la pantalla grande de los actores Steve McQueen y George C. Scott. Gran film, y gran Newman.


Newman y Graziano

2 comentarios:

Almatina dijo...

DEP
Gran hombre éste.

Möbius el Crononauta dijo...

Una pérdida irreparable.

Un saludo