martes, 19 de junio de 2007

El día que el Padrino acojonó a los Stones


A finales de 1964 The Rolling Stones promocionaban su segundo álbum norteamericano, 12x5, y se hallaban enfrascados en una gira por California. Al participar en un festival se les puso como cabeza de cartel, ya que lo británico estaba muy de moda en aquél momento. Entre otros artistas iban a participar Chuck Berry, los Beach Boys, Marvin Gaye y las Supremes.
Los Stones se sorprendieron al saber que serían cabezas de cartel, pero lo que le realmente les preocupó fue que tendrían que actuar tras el negro número uno, el auténtico Padrino del soul, mister James Brown. Sencillamente, Brown era imbatible en directo, y tanto entonces como a lo largo de su carrera, él y su banda eran una auténtica máquina apisonadora de soul y rythm & blues. Mick Jagger habló con el representante del grupo para que cambiaran el orden, pero nada se pudo hacer, los productores del evento querían a la nueva sensación cerrando el evento. Tan sólo consiguieron un lapso de diez minutos entre actuación y actuación. Lógicamente, a James Brown no le hizo ninguna gracia ver cómo unos advenedizos blancos pasaban por delante de él. Nadie le había regalado nada al bueno de James, y el verse relegado en el cartel le pareció un insulto. Sus palabras fueron: "Decidle a esos locos hijos de puta que desearán no haber salido jamás de Londres". Dicho lo cual, salió al escenario a matar.
Es divertido pensar en unos jovencísimos Rolling Stones temblando en su camerino, probablemente escuchando la poderosa máquina de Brown en acción, y palideciendo teniendo que salir tras un monstruo así. Finalmente Marvin Gaye fue a consolarles y les dio ánimos. "Salid ahí y haced lo vuestro", les dijo. Los Stones le hicieron caso y el público les acogió con entusiasmo. Hasta el mismísimo Padrino fue a hablar con ellos y felicitarles por su actuación. A partir de entonces, dicen, Mick Jagger ya tenía un referente en la vida.
Ha pasado el tiempo, lamentablemente James Brown nos ha dejado, pero sus Satánicas Majestades siguen reinando y derrochando rock and roll allá por donde van. No falta mucho para su llegada a estas tierras, y yo, como dice la canción, tengo one ticket to paradise.

2 comentarios:

Jah Work dijo...

Vaya! como para no tener miedo! Con la frase que soltó James yo también hubiera temblado jeje

Bueno, los Stones le dieron su homenaje tocando el impresionante I'll Go Crazy!

Saludos y Rock n' Roll!

Möbius el Crononauta dijo...

Desde luego no me habría gustado estar en la piel de Mick... aunque claro, como buenos admiradores, los Rolling supieron homenajear al gran Soul Brother Number One