domingo, 24 de junio de 2007

Conversaciones con Billy Wilder



En 1981 se estrenó la comedia negra Aquí un amigo, del genial director Billy Wilder. Aunque no podía contarse entre sus grandes obras, era sin embargo un film bastante bueno con momentos cómicos inolvidables. Pero las recaudaciones no fueron buenas, y el público pareció no conectar con el estilo del viejo maestro. Hollywood había cambiado, y parecía no haber sitio en él para el director austriaco. Por aquél entonces I.A.L. Diamond, colaborador de Wilder durante treinta años, falleció. El momento del retiro había llegado. Aun así, años después, Wilder estuvo a punto de rodar La lista de Schlinder. Como buen caballero que era, no tuvo rencores cuando Spielberg se le adelantó. Wilder comentó que era una película magnífica.
Cameron Crowe, ex-redactor de la revista Rolling Stone y director de populares films como Solteros, Jerry McGuire o Casi famosos, gran admirador de Billy Wilder, convenció a éste para mantener una serie de entrevistas sobre su carrera y su visión de Hollywood. El resultado fue Conversaciones con Billy Wilder, un libro imprescindible no sólo para entender el trabajo del austríaco sino además conocer sus sarcásticas y muy certeras opiniones sobre el mundo del séptimo arte.
Wilder, a diferencia de Hichtcock, no abandonó el cine por problemas de salud. Aún habría podido ofrecernos varios trabajos muy interesantes, pero la ley del cine es implacable, aunque se sea una leyenda del mismo. Cansado y habiendo perdido a su gran amigo, Wilder simplemente se jubiló. Pero siempre conservó una gran lucidez hasta el final, y periodistas, profesionales del cine y tantos otros llamaban de vez en cuando a su puerta para conocer su opinión sobre tal o cual película o tal escándalo, o esa interpretación o esa nueva estrella. Se convirtió en una especie de abuelo de todos.
Con faldas y a lo loco, El apartamento, Perdición, El crepúsculo de los dioses... Billy Wilder dejó tras de sí una de las carreras más imponentes del viejo Hollywood, jalonada de clásicos que hicieron del cine un arte. El libro es muy interesante, y está lleno de anécdotas y datos interesantes sobre las películas del viejo Billy. Desde su admiración por el trabajo de Ernst Lubitsch hasta el respeto por nuevos talentos como Woody Allen, o sus celebérrimas frases lapidarias, como aquella sobre Marilyn Monroe y la vieja tía de Wilder, o su famosa anécdota relacionada con el discurso que dio el director Fernando Trueba en la gala de los Oscar. Éste es, en definitiva, un libro imprescindible para cualquiera que quiera saber más sobre ese pequeño arte que conocemos como cine.

No hay comentarios: