jueves, 31 de mayo de 2007

La aldea del Arce


Sí, uno es un tierno infante y pasa por alto muchas cosas que con los años resultan cuanto menos horribles. ¿Podía tener algo de bueno una serie llena de conejitos y ositos con canción incluida de Emilio Aragón? Claro que sí, la serie tenía a Gretel, el bandido.
En un pueblecillo campestre los zorros eran los que miraban al resto por encima del hombro, pero el resto de habitantes eran tan pijos y ñoños como ellos. Por suerte, ahí estaba Gretel para aguarles las fiesta, un hippie a lo Altamont armado con espada que vivía en el bosque y que se moría de hambre ante las risas de los parroquianos y el odio y represión de la policía. ¿No es digno de compasión? Aún así, se las ingeniaba para darse al pillaje en cada capítulo, pero ahi estaba la dichosa Patty para dar con sus planes al traste. Imposible olvidar la cazallosa voz de Gretel (excelentemente doblado por Manuel Peiró) mientras se lamentaba de su desdicha corriendo delante del perro policía. Un hombre (o más bien lobo) de su coraje merecía algo mejor.


Gretel, una víctima del sistema

1 comentario:

Kris dijo...

Jajajaj que bueno...

No sabía que la canción era de emilio aragon... que fuerte...


samalele samala...