jueves, 17 de mayo de 2007

Cuando los dinosaurios dominaban la Tierra (IX)


Pentagram

La inestabilidad en la formación de un grupo de rock puede ser mortal para la vida del mismo grupo, a no ser que seas Jeff Beck. Es difícil seguir adelante si cualquier cosa que puedas tener entre tus manos se convierte en polvo a la mínima oportunidad. Sin embargo, a pesar de las muchas dificultades, cambios de formación, y el hecho de que grabaran su primer disco tras 15 años en la brecha, Pentagram lograron sobrevivir y todavía hoy sobreviven como una banda de fortuna. Si alguien en este país es inteligente, quizá pueda contratarlos para una gira y hacerme feliz. Su dilatada y confusa historia podría haber sido un guión de alguna película, sin embargo son hechos reales que convirtieron a la banda en uno de los grupos de culto por excelencia.
A comienzos de la década de los 70 el vocalista Bobby Liebling unió sus fuerzas con el guitarra y aporreador de baterías Geof O'Keefe para formar su propia banda de primario heavy metal siguiendo la estela de grupos como Blue Cheer, The Frost o Sir Lord Baltimore. Tras algunas pruebas y cambios, una formación más solida del grupo incluía a Liebling, O'Keefe a las baquetas, Vincent McAllister (bajista en la primera formación) como guitarra y Greg Mayne a las cuatro cuerdas. Ante tal desbarajuste decidieron que muchas horas de ensayo les vendrían bien.
Inquietos por ser relacionados con lo satánico lanzaron su primer single ("Be Forewarned/Lazy lady") como Macabre, aunque finalmente retornarían al original Pentagram. Fue también por aquél entonces, en 1973, cuando dieron su primer concierto, mientras un a la postre fugaz segundo guitarrista, Randy Palmer, se unía a la banda. También por entonces fueron a Nueva York a grabar algunas demos que dejaron inconclusas. Llegaron a conseguir una audición con Gene Simmons y Paul Stanley, pero por la razón que fuese éstos no mostraron mucho interés.
Con una carrera sin rumbo concreto, tensiones internas y problemas con los mánagers, el grupo se deshizo en 1976, aunque el cantante Bobby Liebling, dueño de los derechos del nombre de Pentagram, estaba decidido a seguir adelante con una nueva formación. Entre los nuevos miembros se encontraba la nueva mano derecha de Liebling, el batería Joe Hasselvander. La nueva cara de Pentagram no estaba destinada a durar mucho, y tras uno nuevo single en 1979,
"Livin In A Ram’s Head" b/w "When The Screams Come", nuevas diferencias acabaron de nuevo con el grupo.
Dos años después Hasselvander tocaba en un grupo doom llamado Death Row con un guitarrista obsesionado por Black Sabbath llamado Victor Griffin. Cuando Liebling pasó un dia por el local a hacer unas jams, la inspiración surgió y todos tuvieron claro el paso a seguir. Pentagram renacía de sus cenizas una vez más.
El debut discográfico de la banda llegó en 1985 con el LP Relentless, que pasó completamente desapercibido. Para cuando el disco se editó los viejos problemas habían vuelto y Hasselvander había dejado el grupo. Dos años después llegaba un nuevo trabajo, Day of Reckoning, llena de canciones oscuras muy cercanos al doom metal. Con Hasselvander de vuelta llegaba en 1995 el tercer disco de la banda, Be Forewarned. Obviamente no eran los mejores tiempos para un metal de ese calibre, y los fans de la escena doom estaban más interesados en otras cosas. Algo cansinamente, la banda volvía a separarse.
El verdadero gran acontecimiento para la banda se produjo en 1998, cuando una discográfica publicó sin permiso alguno Human Hurricane, un recopilatorio de temas en directo y viejos singles de la banda. El sonido parecía una batidora, pero al parecer sirvió para que Liebling y Hasselvander comprendieran que tenían una base de fans ahi fuera esperando nuevo material. Y éste no tardaría en llegar.
Lo realmente bueno llegaba hace cinco años. First Daze Here: The vintage collection recogía los singles y varios otros temas descatalogados además de varias demos perdidas. Liebling remasterizó todos los temas, grabó algunas voces y guitarras, y el resultado fue un disco explosivo de hard rock y heavy metal sabático de dimensiones biblícas. La crudeza de muchos temas añadía más encanto al grupo, como en el satánico tema "Living in a ram head", grabado en vivo aunque parece grabado en una caverna. También destacar canciones como "Starlady", "Hurricane", la demoledora "Forever my queen", que sirve de perfecto entrante al disco, o "Lazy lady", con una turbadora intro psicodélica a la que siguen unas guitarras dobladas que señalan el camino a un paraiso en llamas. No lo penséis más y haceros con este disco, los vecinos os lo agradecerán. Y recordar que tiene una continuación, First Daze Here Too, que también contiene buenos temas, aunque la mayoría son mucho más metálicos y ya no tienen ese toque setentero. ¿Quieres vivir en la cabeza de un carnero? Pentagram, amigo, Pentagram.