viernes, 30 de marzo de 2007

El Rey Lagarto



Un día cualquiera comprando en una tienda, Jim Morrison se encontró con la hermana de un amigo. A modo de saludo, el viejo Mr. Mojo le espetó algo así como "¡Uh, vaya tetas!". Una anciana que se encontraba en el lugar creyó que Jim la estaba acosando y la emprendió a bolsazos con el cantante, lo cual acabó transformando la escena en un final de Benny Hill.
Durante la grabación del tema "Light My Fire", el magnetismo que desprendía Jim impregnó el ambiente y el grupo se sumió en una especie de estado catártico. Al finalizar el tema, todos, incluidos el propio Jim, estaban de acuerdo en que la interpretación del vocalista había sido incendiaria. De hecho lo había sido tanto, que algunas horas más tarde, un ebrio Jim Morrison irrumpió en el estudio con un extintor y comenzó a lanzar espuma por todos lados. Por lo visto, no podía conciliar el sueño sabiendo que había dejado el estudio ardiendo con su artística llama.

El Rey Lagarto posa para la policía

En la canción "Touch Me", Jim incluyó al final un eslogan del limpiador Ajax. Una sutil broma al hecho de que en una ocasión anterior el resto del grupo había estado de acuerdo en ceder el tema "Light My Fire" para un anuncio de la General Motors.
Jim Morrison participó en una jam con Hendrix y Johnny Winter. La histórica grabación, con los alaridos del notablemente ebrio Morrison de fondo, es algo digno de oírse.
Durante un concierto de Hendrix, el amigo Jim subió al escenario notablemente perjudicado y, agarrándose a las piernas del genial guitarrista, hizo saber al mundo que quería comerle la polla.
Tras una noche de borrachera, dejaron a Jim en casa de un amigo. El Rey Lagarto llamó y no obtuvo respuesta. Decidió entonces que se tumbaría en el portal. Poco después, la policía llegó y le arresto. La casa pertenecía a una asustada anciana que se encontró con un borracho durmiendo en su portal.
Según el cantante Eric Burdon, Jim apareció fue un día a su mansión de visita con algunas amigas hippies. Como al parecer se encontraron a gusto, Jim y sus amigas decidieron quedarse. Cada día, Burdon tenía que atravesar una pila de cuerpos durmientes para salir de casa y llegar a su oficina. Cansado de la situación, Burdon cogió su pistola Magnum 44 e introdujo una bala. Jim, que dormitaba apoyado contra la pared, vio cómo Eric apuntaba su pistola a la araña de luces que colgaba del techo. Jim aseguró a sus groupies que Burdon tan sólo bromeaba. Éste giró el tambor de la pistola y apretó el gatillo. Nada sucedió. Volvió a girarlo y apretó de nuevo el gatillo. Nada. "¿Veis?, no lo va a hacer" aseguró Jim. Eric Burdon volvió a girar el tambor. Apuntó. Apretó el gatillo. La araña se deshizo en miles de trocitos. Eric Burdon asegura que aquella fue la última vez que vio a Morrison. Poco después el Rey Lagarto partía hacia París.

Jim Morrison derrochando carisma hasta en la foto policial.

No hay comentarios: