viernes, 9 de febrero de 2007

Adiós, Anita

Siempre pareció estar fuera de lugar. Vivía para el show business, las fotos, la publicidad. Seguramente todo eso la desquició más de la cuenta. Generó miles de anécdotas, y su boda con un anciano magnate del petróleo es ya legendaria. El pobre hombre no duró demasiado en este mundo, pero imagino que murió feliz.
Ayer Anna Nicole Smith dejaba este mundo. Había pasado por problemas de drogas y de salud, y la prensa amarilla estadounidense siempre tuvo un hueco para ella.
Tal vez en los años 40 0 50 habría sido una gran estrella del burlesque o incluso habría llegado a ser una actriz popular (aunque era evidente su falta de talento). Pero en este mundo tecnológico carente de toda magia e ilusión infantil estaba destinada a ser una contínua anécdota en los medios. Y desde luego era algo que siempre había buscado. Nació para ser famosa.
Me preguntó si fue feliz. Espero que así fuera. Al menos a mí me hizo feliz varias veces.
Descanse en paz.

1 comentario:

Anonima ;) dijo...

si tiene mas teta que cabeza, que pena...