sábado, 27 de enero de 2007

Cuando los dinosaurios dominaban la Tierra

Ésta es la primera de una serie de secciones donde hablaré de grupos de rock perdidos en el tiempo. El título se debe a que principalmente (bueno, tal vez, únicamente) me centaré en la década de los 70, uno de los periodos más intensos en el mundo de rock y que marcó la era de las superbandas, los "dinosaurios" despreciados por el punk por su megalomanía, ampulosidad y variedad de riffs y excesos varios. Los Led Zeppelin, Deep Purple, Stones, los reyes del progresivo... Una era en la que el rock and roll llenaba estadios y había grupos que podían editar discos sin nombre alguno, otros giraban en jets privados y, los más humildes, al menos podían editar más de un disco a pesar de que el primero no fuera un superventas.
Los tiempos han cambiado, los preciosos vinilos han quedado atrás, todos (si, you too!, que diría Fin de los Waysted) nos descargamos música y al parecer nadie compra música. ¿Nadie? Bueno, algunos, dentro de nuestras posibilidades, aún hacemos algún gasto. Pero bueno, no soy Ramoncín ni Big "A" Sanz para decir que compréis discos. Mi único propósito aquí es escribir un poco mientras escucho música y dar a conocer grupos que en mi opinión pueden alegrar la existencia a más de un ser. Si os gusta y compráis, robáis o descargáis (umm ¿estas dos últimas palabras no son sinónimos? jeje) es asunto vuestro. Ni siquiera sé si esto lo leerá alguien alguna vez que no sea algún amiguete, pero bueno... The chase is better than the catch!
Por cierto, siempre que me sea posible, intentaré incluir algún formato (video, audio, ondas Z) que os permita escuchar al grupo en cuestión, que al fin y al cabo es lo que realmente interesa, y decidáis si os interesa o no.

Vamos allá con nuestro primer grupo de hoy: James Gang

A finales de los 60 comenzó el reinado de los power trios, combos de rock compuestos por batería, bajo, y guitarra que dieron rienda suelta a nuevos caminos eléctricos siguiendo la estela del blues y el primer rock and roll. Entre los trios surgidos de Norteamérica destacan los poderosos James Gang, surgidos de Cleveland para fabricar canciones con pelotas entre el humo y los efluvios de un buen bourbon.
El núcleo del grupo estaba formado por Jim Fox (batería) y Tom Kriss (bajista), aunque comenzaron a despegar cuando el inimitable Joe Walsh llegó con su guitarra al grupo. Walsh, famoso sobretodo por haber sido miembro de los Eagles, es un formidable guitarrista y gran compositor. Es de esos que puede hacer rugir su guitarra o hacerla sonar como una caricia.
Tras el primer disco de la banda, Yer' Album, Kriss deja la banda y da paso a Dale Peters, con lo que tenemos la formación clásica del grupo. Una base rítmica de gruesos engranajes acompaña a los afilados riffs y estridentes solos de Walsh. La perfecta banda sonora para una noche de juerga con los amigotes. Walsh me recuerda en muchos aspectos al llorado Paul Kossoff, por ese sonido sucio tan carácterístico de muchos combos de la época. Aunque James Gang no dejaban fluir tanto el blues, siempre he considerado al grupo como una especie de Free norteamericanos. Aunque, desde luego, la voz de Walsh está a años luz del gran Mr. Rodgers.
James Gang giraron nada menos que con los Who, y todo un Pete Townshend mostró interés por la contundencia de Walsh a las seis cuerdas. Sin embargo, tras dos álbumes más, Walsh dejó el grupo para comensar una carrera en solitario que pronto le llevaría al seno de los Eagles. Y por ahí sigue el bueno de Walsh, de juerga en juerga y afinando su guitarra, como si nada hubiera cambiado. Bueno, al parecer, a lo que queda de los Eagles no les entusiasmó demasiado tanta rock n roll attittude.
Sin embargo este no es el fin de la historia para los Gang. Tras la marcha de Walsh, y una aventura infructuosa con otro guitarrista, el grupo fichó a Tommy Bolin, una joven promesa que desplegó su talento en el grupo durante un par de primaveras.
Después Bolin dejó el grupo para unirse a todo unos Deep Purple. Para aquellos seguidores de la saga púrpura, sólo decir que sí aun no habéis escuchado a James Gang, no dejéis escapar la oportunidad. Tommy Bolin estaría orgulloso de vosotros.
James Gang, amigos. Donde los poderosos riffs y los solos aullantes se sienten como en casa.



No hay comentarios: